VOLCAN LLULLAILLACO, ANDES DE CHILE - ARGENTINA

El Llullaillaco (probablemente del quechua: Llullaq yaku, agua engañosa, nombre de una laguna cenagosa en su piedemonte oriental y pronunciado localmente como yuyaiyaco) es un volcán ubicado en la Cordillera de los Andes, en la frontera de Argentina y Chile, entre la Provincia de Salta y la Región de Antofagasta.

 

Con una altitud de 6.739 m sobre el nivel del mar, es la sexta montaña más alta de América. Es considerado el cuarto volcán más elevado del planeta. Es la montaña de mayor altura en la Provincia de Salta y en la Región de Antofagasta. Es también la tercera cumbre más elevada de Chile. Administrativamente el volcán forma parte, en Argentina, del Departamento Los Andes y de la Región de Antofagasta, en Chile.

 

Es un volcán activo, cuya última erupción ocurrio en 1877, cuando según una referencia imprecisa se produjo la última erupción. Su cumbre y sus laderas presentan planchones de hielo y nieve, pequeños glaciares y grandes acarreos de ceniza y rocas volcánicas. Desde él descienden radialmente, entre quebradas, pequeños arroyos. En el lado chileno el volcán y la zona aledaña se encuentran protegidos por el Parque Nacional Llullaillaco.

 

Acceso: El acceso al pie del Llullaillaco es por medio de vehículos o mulas. Estas últimas se pueden alquilar a los habitantes de los poblados de la zona. El acceso desde el lado chileno se hace atravesando el parque nacional homónimo, por medio de caminos de tierra en mal estado y huellas escasamente señalizadas, corriéndose el riesgo de terminar en medio de campos minados. Dichos caminos se acaban en una zona, donde habitualmente los andinistas establecen su campamento base, a 4.600 msnm.

 

En el 1 de diciembre de 1952 Bión González y Juan Harseim escalaron el Llullaillaco, descubriendo el Santuario de Altura. El arqueólogo estadounidense Johan Reinhard dirigó tres expediciones entre los años 1983-85 investigando sitios arqueológicos en la cumbre y por las laderas de la montaña. Durante una expedición dirigida por Johan Reinhard y la arqueóloga argentina Constanza Ceruti desenterraron los tres Niños del Llullaillaco en 1999, los cuerpos de niños sacrificados y momificados por congelación. En el Museo de Alta Montaña (MAAM) de la provincia de Salta (Argentina) se encuentran las momias, de una antigüedad aproximada de 500 años. Los cadáveres corresponden a una adolescente de 15 años (conocida como La Doncella), una niña de unos 6 años (la Niña del Rayo) y un niño de 7 años.